jueves, 28 de agosto de 2014

Lecturas: Tyler Cross, de Fabien Nury y Brüno


El boca a boca de las tebeos buenos que se publican, es algo que siempre a uno le hace especial ilusión, cuando comprueba uno mismo (tras leer el tebeo en cuestión), que tiene que dar la razón a las personas que hicieron la recomendación oportuna. Es el caso de “Tyler Cross. Río Bravo”, la historia de un gángster que ve como su vida se complica de una forma inesperada, hasta límites insospechados. Sus autores son Fabien Nury un guionista muy experimentado con títulos como “Érase una vez en Francia” o “W.E.S.T” y Brüno (Biotopo, Atar Gull), juntos conforman un tándem especial, que da como resultado una gran historia, con la mafia de por medio, y el mundo de las drogas durante la década de los años 50, que Dibbuks ha puesto a disposición de los lectores. 

 
“Tyler Cross”, comienza con un flashback en el que el protagonista (atracador de profesión), se entrevista con uno de los jefes de la mafia, el padrino llamado Di Pietro para cumplir con un encargo: entregar 20 kilos de droga pura y liquidar al sobrino de unos de sus amigos de Chicago, Tony Scarfo. Un tipo que es su ahijado, pero que parece que le toma por tonto y eso es algo que no lo soporta. A continuación vemos a Tyler, en la frontera mejicana, en río Bravo, al lado de CJ Harper, la chica que le acompaña para la entrega de la mercancía a los mexicanos, cuando algo parece salir mal y liarse todo el mundo a tiros. Su pellejo estará a salvo, y también la droga que ha podido rescatar de las llamas (17 Kg), tras una persecución en coche, de la que escapa abandonando su Chevy en el desierto, hasta llegar a pie al pueblo tejano de Black Rock. Un lugar en el que campea a sus anchas la familia Pragg: un clan que gobierna y dicta su ley, con Randy Pragg como sheriff, Lionel, su hermano como el banquero o William como alcalde de la ciudad, justo en el momento que se va a casar con Stella Bidwell: la hija de Joe, que no puede entender como después de fastidiarle la vida los Pragg, ahora su hija consiente a dicha boda.

 
Tyler no tiene más remedio que hacerse pasarse por un representante de Dtyle & Beauty, su única salida es llamar al lugarteniente de Di Pietro, Armin Balakian, para que le mande 500 dólares al banco del pueblo, para salir de aquel lugar. Su propósito se ve truncado, cuando el banco cierra antes de la hora, y obligatoriamente tiene que pasar el fin de semana, con el retraso consiguiente y la droga a cuestas. Todo se complica de forma exponencial, con muertes, tiros, novia a la fuga, sangre a raudales, en una huida sin retorno y un descarrilamiento de tren, para esta impactante historia. 

Nury compone una historia “noir”, llena de buenos ingredientes: chica atractiva, dinero sucio, y la mafia de por medio. Eso unido a unos diálogos sobresalientes, un guión que mantiene en vilo al lector hasta el final, y tomando como base a Humphrey Bogart para el personaje de Tyler Cross; y cientos de referencias cinematográficas del Oeste y novelas del harboiled, conforman un coctel explosivo para esta magnífica historia. Si a esto le añadimos el personalísimo dibujo de Brüno (que hace filigranas para transmitir las emociones de los protagonistas), con su estilo sencillo y un tanto de línea clara, obtendremos un tebeo de muchos quilates de oro.

El álbum lo completa una serie de bocetos, viñetas descartadas, el making of, un resumen de las referencias utilizadas por los autores y unas ilustraciones especiales. 

Un harboiled a la altura de los clásicos, que a buen seguro cualquier lector se acerque a sus páginas saldrá encantando de la historia y con ganas de leer mas historias de Tyler Cross

 “Tyler Cross. Río Bravo” 

Guión: Fabien Nury 
Dibujos: Brüno
Color: Laurence Croix 
Editorial: Dibbuks 
Formato: cartoné, 104 páginas, 19,5 x 27,5 cm 
Edición original: Tyler Cross, Dargaud 
Traducción: María Serna Aguirre 
PVP: 18 € 

Valoración: ****

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails